Dieta-sana-platos-sanos

Entrena tu salud en la cocina con una dieta sana, equilibrada y completa en nutrientes

Dieta sana no es hacer una dieta estricta y ceñida a determinados alimentos concretos. Llevar una dieta sana es hacerse eco de todos los nutrientes que necesita el organismo y combinarlos de forma adecuada para que el cuerpo se encuentre bien por dentro y por fuera.

En Top Nutrition, cuando venís a vernos, siempre nos consultáis qué debéis comer para vuestros entrenamientos, cuántas comidas hacer, y cómo hacerlas. Así como qué tipo de ejercicios os viene mejor realizar. Hoy nos centraremos en el apartado de la nutrición y la dieta sana. Y en otro post más adelante nos centraremos en qué ejercicios podemos realizar y para qué objetivo concreto.

Lo más importante para que podamos realizar todas nuestras funciones vitales y, además, para conseguir buenos resultados en cualquier actividad física, es la alimentación. Esta es el 70% de los resultados en cualquier entrenamiento. Y aunque no hagáis deporte, sigue siendo el 70-80% de lo que sois, de lo que pensáis y de cómo vivís. Siempre os intentamos transmitir que el triángulo perfecto de una vida plena es nutrición, deporte y descanso. Hoy os damos un ejemplo concreto de plato que hemos elaborado, respondiendo a los nutrientes que debe llevar una dieta sana.

Salmón a la plancha con patata cocida y verduras a la plancha:

  • Proteínas: Sin entrar en los porcentajes que debe tomar cada uno (ya que depende de sus objetivos), una parte de cada comida del día, debe tener una dosis de proteínas de alto valor biológico. Y no solo deben contenerla las comidas principales, sino las 5 comidas necesarias que deben realizarse a lo largo del día. Pescados, carnes, pollo, huevos, lácteos, soja…son ejemplos de proteínas que necesitaréis incluir en vuestra dieta sana. ¿Y por qué no podemos prescindir de ellas? Porque son las únicas que ayudan a reparar células, a producir nuevas, a intervenir en el crecimiento de los niños, crecimiento muscular y en la regeneración de tejidos. Así que si tu comida solo se compone de carbohidratos, no olvides añadir alimentos con proteína.
  • Carbohidratos complejos: Todos sabemos que constituyen el motor de nuestra energía. Pero ¿sabemos cuáles son los más beneficiosos? En la mayoría de los casos solemos recurrir a ellos en forma de pan blanco, bollería, pasta o productos que están elaborados a partir de harinas refinadas. La clave de saber comer un buen carbohidrato consiste en elegir, en la mayoría de los casos, los que provengan de granos enteros, es decir, los que menos refinados estén. En nuestra dieta sana podemos incluir carbohidratos como los panes integrales o multicereales, de centeno (entre otros), pasta integral, avena, arroz integral (aunque el arroz blanco «parboiled» o basmati también es muy recomendable), salvado, quinoa, patata, etc. Incluye en tu dieta sana una porción de carbohidratos complejos, estos contienen una mayor proporción de vitaminas, minerales y fibra. Y además, al digerirse de forma más lenta evitarás los llamados picos glucémicos (aumento del azúcar en sangre).
  • Verduras/fruta: Todas tus comidas deben incluir fruta o verdura, o al menos, introducir 5 porciones de fruta o verdura al día. Para ello, te recomendamos que en la comida principal y la cena, añadas verduras; y en tus desayunos, meriendas o snacks, frutas. Sin ellas, no mantendríamos un correcto funcionamiento de nuestro organismo, y además, mantendremos unos correctos niveles de colesterol.
  • Grasas: Están, en muchos casos, demonizadas, pero son otra parte más muy importante de nuestra dieta sana. Aíslan el cuerpo, protegiéndolo de los cambios de temperatura y de los daños, se encargan de equilibrar nuestro sistema hormonal, y suministran al cuerpo el doble de energía que los carbohidratos y las proteínas. La mayor parte del consumo de grasa debe ser insaturada, pero no olvidemos que las grasas saturadas, en correctas cantidades, juegan un papel importante en la salud de los huesos y en proteger nuestro sistema inmunitario.

Condimentos

Ya tenemos claro que una dieta sana debe contener en sus cantidades necesarias carbohidratos + verduras y/o fruta + proteínas + grasas. Ahora, lo importante es que al cocinarlos evitemos añadir grasas de más o procesos de elaboración muy costosos. Cuanto más básica sea la cocina sana, más aprovecharemos los beneficios y la calidad de los nutrientes. Pero también es cierto que muchas veces nos resulta aburrido o insípido cocinar platos sin añadirle alguna salsa de tomate, de queso, un extra de sal, o un poquito más de aceite. Hoy queremos aprovechar para recomendar las salsas Walden Farms a los que os gusta añadir más sabor a los platos. Están enamorando al mundo entero y a todos los que llevan una dieta sana, y cada vez tiene más adeptos. ¿Las conocéis? En Top Nutrition no hemos podido evitar traer las saladas y los siropes dulces sin calorías.  Elegid vuestro sabor favorito y añadidlo sin reparo a vuestra dieta sana.

Por cierto, no os preocupéis por las calorías. ¡It’s calorie free!