Historia del Culturismo

El culturismo es la actividad física encaminada al máximo desarrollo muscular. Hacemos un repaso por la historia del culturismo, desde sus primera manifestaciones en la Grecia Clásica hasta la actualidad. 

La historia del culturismo nace en Francia como disciplina deportiva. El culturismo es la actividad física encaminada al máximo desarrollo muscular (de la musculatura visible) del ser humano. Desde este punto de vista, comparte con otros deportes ciertos métodos y destrezas, aunque su finalidad es notoriamente diferente. Este deporte tiene sus primeras manifestaciones en figuras de vasos griegos; al parecer, ya se usaban pesos de manos (a modo de lastre) para realizar saltos o ejercicios con el fin de aumentar la fuerza y longitud del salto. Se trata de comportamientos dirigidos fundamentalmente al desarrollo de la fuerza o de su tamaño, con el objetivo de la supervivencia como clara finalidad, o bien como ritos religiosos en festividades concretas. 

Sus primeras referencias históricas, por tanto, podrían llevarnos a la Grecia Clásica, donde el cuerpo humano tuvo una relevancia cultural que se ha resucitado en nuestros días. El culturista o atleta muscularmente hipertrofiado podemos observarlo en múltiples representaciones escultóricas ya en esa etapa de la historia: lo vemos en Hércules, Laocoonte, frisos con guerreros, etc.

La palabra culturismo procede del francés para designar a este deporte que tuvo en Francia en los siglos XVII y XIX como lugar y fechas de nacimiento de una disciplina deportiva que tenía como finalidad la estética, palabra que entronca directamente con la cultura física, esto es, culturismo que hoy en día conocemos por su variante deportiva de competición principalmente. 

Por distintas causas, el hombre ha rendido culto al cuerpo desde siempre y lleva siglos utilizando técnicas culturistas para desarrollar la fuerza y emplearla después en su vida cotidiana. A medida que retrocedemos por el camino de la historia, el hombre ha necesitado más de sus habilidades físicas para sobrevivir. Dentro de éstas habilidades, la fuerza ha sido la más estimada y necesaria. En la prehistoria, el hombre precisaba de ella para alimentarse o defender su territorio, así mismo, su resistencia física condicionaba su supervivencia en un hábitat hostil a los fuertes y fatal para los débiles. 

La fuerza física, entendida como principio y antecedente del culturismo, ha sido admirada y mitificada por las principales civilizaciones de la historia. En las mitologías clásicas podemos encontrar diversas alusiones a hombres fuertes. Los atletas griegos entrenaban sus cuerpos levantando pesos para competir en las olimpiadas. Muchos vestigios de la cultura helénica representan a hombres con físicos armónicos y proporcionados, lo que indica la estrecha relación con el arte y la asociación de los conceptos de belleza y equilibrio. 

El culto al cuerpo acompaña al hombre en todo su recorrido histórico. En tiempos de los romanos, el músculo era sinónimo de virilidad y poder. Las corazas de los jefes militares presentaban torsos musculados y los rostros de las estatuas eran adornados con equilibrados físicos. Muchos atletas romanos demostraron su fuerza en la arena del circo. Los gladiadores eran admirados por sus habilidades y muchos escritos y grabados hablan de guerreros con físicos y habilidades sobrenaturales. 

La admiración de las esculturas griega y latina por el músculo ha quedado patente en su rica mitología. Uno de estos mitos narra la historia de Hércules, un hombre dotado de fuerza sobrenatural. Avanzando en la historia, nos situamos en el tiempo de los emperadores chinos, donde ya eran conocidas y practicadas muchas técnicas culturistas. Los jefes militares entrenaban a sus soldados con ejercicios de resistencia, y algunos estaban basados en el levantamiento de grandes piedras, para potenciar su rendimiento en combate. 

Muchas religiones hablan de hombres con una fuerza extraordinaria. En la Biblia podemos encontrar el relato sobre un hombre llamado Sansón, el cuál poseía una fuerza mítica. También hace referencia al guerrero filisteo Goliat, temido por su altura y complexión física.

 


eugenio

 

Eugen Sandow (Eugenio Sáez, 1867-1925)

Eugen Sandow (Eugenio Saez, 1867-1925), un atleta de origen prusiano, se considera el padre del culturismo moderno, pues fue el primero en realizar exhibiciones en las que mostraba su musculatura. Sandow pregonaba un “ideal griego” en cuanto a las proporciones de las diferentes partes del cuerpo humano y fue uno de los primeros en comercializar equipos mecánicos para la realización de ejercicios tales como pesas y poleas.

Sandow también organizó el primer concurso de culturismo el 14 de septiembre de 1901 en el Royal Albert Hall de Londres. El concurso se llamó The Great Competition (“La Gran Competición”).

En él encontramos también antecedentes directos de uno de los elementos esenciales del culturismo: la pose. Con Sandow, las exhibiciones de la musculatura se hacen bajo ciertas poses musculares que evidencian de forma contundente el desarrollo muscular alcanzado. La pose será fundamental en el ulterior culturismo profesional, hasta el punto de que el culturista trabaja para posar en un escenario ante un grupo de jueces que valorará su desarrollo a partir de la ejecución de las mismas. 

 


Años 1950 Y 1960

 

El culturismo se hizo más popular en los años 1950 y 1960 con la aparición de multifuerzas y aparatos de gimnasios más sofisticados, la unión a este deporte de campeones de gimnasia y la divulgación simultánea de entrenamiento de los músculos, sobre todo por Charles Atlas, cuya publicidad en los libros de historietas y publicaciones de otros alentó a muchos jóvenes al entrenamiento con pesas para mejorar su físico y parecerse a los superhéroes del cómic. De los atletas notables están el campeón nacional de los EE. UU. de gimnasia y levantamiento de pesas olímpico John Grimek y el británico Reg Park, como ganadores de los títulos de culturismo de competencias recién creadas como el Mr. Universo y el Mr. América.

También revistas como Strength & Health y Muscular Development fueron acompañados por la notoriedad pública. El elenco de algunos culturistas en el cine fue otro importante vehículo para la divulgación de este deporte. De culturista-actores quizás los más famosos fueron Steve Reeves y Reg Park, que se presentaron en los papeles de Hércules, Sansón y otros héroes legendarios. Dave Draper ganó fama pública a través de apariciones en Muscle Beach Party, serie de películas con Annette Funicello y Frankie Avalon. Otras estrellas en ascenso en este período fueron Larry Scott, Nubret Serge, y Sergio Oliva. El equipo de gimnasio y de industrias de formación de suplementos fundada por Joe Weider se complementaron con el crecimiento de la Federación Internacional de Fisicoculturismo (IFBB), que fue co-fundada por Joe y su hermano Ben. La IFBB finalmente desplazó a la Unión Atlética Amateur de los títulos Universo y también la NABBA.  

 


arnold

 

Edad de Oro (The Golden Age)

 

Se denomina Edad de Oro del culturismo al desarrollado entre las décadas de 1940 y 1970. Durante este periodo surgen figuras como las de Vince Gironda, Steve Reeves, Arnold Schwarzenegger, Walter Bernal o Frank Zane. Coincidió con una nueva visión, más comercial, de este deporte gracias al impulso de figuras como Joe Weider y la creación de nuevos concursos, entre los que destacaba el Mr. Olympia.

Mientras, seguían desarrollándose nuevas investigaciones en el mundo de la nutrición, suplementación y entrenamiento. Durante esta fase se produce la incorporación de España al culturismo, tímidamente durante los años 70, y de forma acelerada a partir de los años 80.

De manera un tanto subjetiva suele entenderse que la denominada Edad de Oro comienza su declive en la década de 1980 y, sobre todo, en la de 1990. A partir de estas fechas, en las competiciones de culturismo, el volumen comienza a estimarse más que la proporción, la definición y la simetría. 

Historia del culturismo
5 (100%) 6 Votos